Noticias Frontier

Frontier da la bienvenida a BMW a su nueva planta en SLP

1/08/2019

En julio de 2014, el consorcio automotriz BMW realizó el anuncio de inversión de su primera planta en México. Cinco años después, la inauguración de este conjunto industrial puso a San Luis Potosí en la mira internacional por la consolidación de un proyecto con tecnología de punta y amplias perspectivas de crecimiento.

Con una inversión de mil millones de dólares, esta instalación de 120 hectáreas tendrá una capacidad anual para fabricar hasta 175 mil unidades del modelo Serie 3 de nueva generación, con miras a llegar a los 650 mil vehículos en el mediano plazo.

Encargados de la producción estarán más de 2 mil empleados directos, mientras que la cadena de suministro comprende hoy más de 200 proveedores, incluyendo pequeñas y medianas empresas mexicanas, así como grandes trasnacionales.

Más alla de los números, en este artículo revisamos la apuesta de BMW como ejemplo de un proyecto inteligente de inversión en parques industriales en México.

México, mercado estratégico

Durante la ceremonia, altos directivos de la armadora alemana describieron a la planta potosina como estratégica para incrementar su presencia en el continente americano, principalmente en los Estados Unidos.

“San Luis Potosí, es un pilar importante en la estrategia global de BMW, ya que nuestro objetivo es lograr un equilibrio en nuestra producción y ventas en las diferentes regiones del mundo. Queremos fortalecer nuestra huella en mercados importantes y en crecimiento”, declaró Oliver Zipse, responsable mundial de producción de la compañía.

Así, el objetivo de BMW es aprovechar los tratados de libre comercio que México tiene con una cuarentena de países –en su mayoría latinoamericanos y europeos– para proveer a unos 40 destinos a partir de 2020, además de los EU.

El vecino del norte fue un tema presente durante la inauguración, ante la amenaza del presidente Trump de imponer aranceles de hasta 25% a todos los productos mexicanos. Días después, y tras charlas diplomáticas, el mandatario retiró la amenaza.

A esto se sumaron las implicaciones para el sector automotriz por la futura entrada en vigor del Tratado México-EU-Canadá (T-MEC), que entre otras condiciones planteó endurecer las reglas de origen en componentes esenciales como el motor, con hasta un 75% de partes de los tres países.

Sin embargo, el propio Zipse está consciente de este reto y reconoció que, dependiendo de las necesidades futuras, la planta potosina podría incorporar un área de motores.

Asimismo, la apuesta de BMW ya está dando frutos en la cadena de suministro, pues alrededor del 62.5% del modelo Serie 3 viene de proveedores establecidos en México, y logró también que una empresa como Minghua (dedicada a elaborar moldes plásticos para ventanas y puertas) haya decidido salir por primera vez de China y venir a México.

Modernidad y crecimiento

Otra característica fundamental de la inversión de BMW es su modernidad: un 95% de las líneas de producción están automatizadas y son asistidas por cientos de robots.

Quienes han recorrido esta instalación han podido constatar la arquitectura característica de la Industria 4.0 que ahí permea, con robots y máquinas interconectadas a través del Internet de las cosas (IoT), sistemas de mantenimiento predictivo-inteligente-remoto y algoritmos para un flujo de producción sin interrupciones.

De acuerdo con Hermann Bohrer, director de la planta, algunas de las soluciones digitales implementadas son: fabricación aditiva, metrología flexible, radares láser, big data, realidad virtual y ruta autónoma (incluyendo carga inductiva).

Asimismo, cada proceso incorpora un componente de sustentabilidad: por ejemplo, de cada 450 litros de agua que se utilizan por unidad pintada, el 80% se recicla mediante un tratamiento biológico, anaeróbico y de osmosis inversa.

De ser necesario, la estructura de los edificios también permite realizar expansiones. Y por si fuera poco, las otras 180 hectáreas de territorio disponibles otorgan a la compañía alemana la posibilidad de agregar otros tres edificios dedicados a la producción.

“Proyectamos la planta de manera que pudiéramos reaccionar rápida y flexiblemente ante futuras variantes de modelos y volúmenes de producción”, comentó Bohrer.

Desarrollo social

La automatización también implica la transformación del perfil del trabajador. Como comentó a El País Milagros Caiña, directora de Recursos Humanos de BMW, la tendencia es hacia una mano de obra altamente cualificada, sobre todo de ingenieros con conocimientos de robótica.

Por eso, la compañía también contempla realizar inversiones para impulsar la calidad de la educación, además de la creación de un centro de capacitación para jóvenes.

“Actualmente la internacionalización no es trabajar en otro país: es trabajar en tu ciudad natal en empresas de esta talla, y nosotros estamos preparándolos para que puedan trabajar en una empresa como esta”, afirmó Manuel Fermín Villar, rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Este es sólo un botón de muestra de lo que una inversión inteligente puede lograr cuando recibe la guía de desarrolladores expertos en el mercado automotriz.

En Frontier estamos en pro del crecimiento de México. Por eso, contamos con un portafolio industrial que se adapta a las necesidades de tu empresa. ¡Contáctanos!

 

Conoce Frontier

Háblanos de tu proyecto