Economía en México

México, EU y China: triángulo comercial complicado

17/09/2019

En el primer bimestre del año, el intercambio de mercancías entre México y Estados Unidos alcanzó los 97 mil 418 millones de dólares (mdd), cifra con la que la economía nacional superó a China y se convirtió en el principal socio comercial del vecino país del norte por primera vez en su historia. 

Y según datos a julio, la tendencia sigue y ya hemos rebasado los 361 mil mdd totales, un crecimiento anual del 2.8% y un superávit en la balanza comercial de 58.3 mil mdd.

Hoy en día, México también supera a Canadá, que con 356.5 mil mdd mandó al gigante asiático hasta el tercer lugar (321.3 mil mdd).

Frontier grafico eu socios comerciales

Gráfico: U.S. Trade Partners. 

Por supuesto, detrás de estos resultados está la guerra comercial China-EU, que desde 2018 ha representado un “toma y daca” de multas y aranceles que suman cientos de miles de mdd, con el consiguiente déficit comercial para ambas economías.

Aunque han habido acercamientos y treguas temporales, la resolución a este conflicto no se ve cercana pues la Casa Blanca ha roto negociaciones varias veces, y Donald Trump mantiene su postura de no firmar ningún acuerdo sin antes forzar al presidente Xi Jingping a ceder en temas como subsidios masivos, propiedad intelectual y transferencia tecnológica.

Ante este embrollo económico de proporciones mundiales, ¿mantendrá México el dinamismo comercial en la frontera o “las aguas volverán a su cauce” cuando China y EU hagan las paces? 

Dinámica Norteamérica-Asia

Históricamente, China, Canadá y México acaparan el 45% de todo el intercambio comercial con los EU, con el 55% restante dividido entre 200 países.

Antes de 2015, Canadá había sido el principal socio de su vecino del sur por décadas, hasta que una caída estrepitosa de los precios del petróleo provocó que China los rebasara.

Así, el especialista Ken Roberts de Forbes cree que, si los precios del petróleo aumentan, el país de la hoja de maple arrebatará a México la posición de honor, debido a que esa nación sigue siendo el principal proveedor de hidrocarburos a los EU.

Y antes de 2006, México había sido segundo en intercambios con los EU, hasta que llegó China y lo mandó al tercer puesto.

Así, Roberts asegura que, en un escenario normal, el intercambio mexicano con los EU debería estar situado detrás del canadiense y el chino.

En contraste, el afamado economista George Friedman cree que el contexto turbulento actual esconde una realidad: por su tamaño, la economía mexicana ya no puede ser considerada del “tercer mundo”.

Vulnerabilidad y riesgo

Para Friedman –y aún con las inequidades presentes en las entidades de la frontera sur–, México ya no es un país en desarrollo sino la economía 11 por potencial de consumo, un factor directamente ligado con el tamaño de su población.

Sin embargo, reconoce que la interdependencia con los EU la vuelve más vulnerable a ser cooptada con fines políticos, como se vio con la amenaza de aranceles que Trump blandió recientemente y que, para ser desactivada, requirió el compromiso del Gobierno mexicano de tomar acción para reducir el flujo de migrantes centroamericanos.

Por otro lado, está la integración económica regional, que a fines de 2018 escribió un nuevo capítulo con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora conocido como T-MEC (Tratado México-Estados Unidos- Canada).

Este instrumento, dice Friedman, en lugar de debilitar la relación tripartita, fortaleció la interdependencia comercial sin comprometer las respectivas soberanías nacionales.

Lo anterior contrasta con la idea del integracionismo para el desarrollo, corriente que tiene a la Unión Europea como su principal representante y que, en términos de producto interno bruto, se mantiene detrás del bloque norteamericano. Eso aún contando al Reino Unido entre sus filas, país cuya permanencia en el organismo supranacional –al menos hasta la fecha de publicación de este escrito– pende de un hilo.

Frontier PIB TLC vs UE

Gráfico: Geopolitical Futures.

Mientras tanto, en China…

Esto nos lleva a una segunda realidad geopolítica, dice Friedman. Y es que, al igual que a México, la excesiva dependencia de las exportaciones a los EU vuelve a China vulnerable ante el poder político estadounidense.

Pero eso no es todo. Según el experto, la debacle económica china no puede atribuirse solamente al conflicto comercial pues el gigante asiático ya había dado señas de debilitamiento, ya sea en la forma de alzas de costos de producción por la inflación o de márgenes reducidos de ganancias por la fuerte competencia en algunos sectores.

Así, China parece seguir la ruta del Japón de los años ochenta, que en su momento llegó a ser el principal socio de los EU e igualmente enfrentó presiones políticas –si bien en aquel entonces no hubo guerra de aranceles por el propio debilitamiento económico nipón.

Por el contrario, Friedman cree que México podría superar la interdependencia y revertir la proporción riesgo-recompensa en su relación comercial con los EU si la economía mantiene el dinamismo. Y el propio T-MEC podría ser el fiel de la balanza.

Aquí un ejemplo: el principal producto importado por los EU desde México son los vehículos automotores (35 mil mdd en 2018 y un crecimiento del 17.9% en lo que va del año). Así, con reglas de origen más estrictas en el sector, algunos proveedores asiáticos podrían estar considerando mudar su producción a territorio nacional, lo que incrementaría la demanda de parques industriales en México y el crecimiento de los clústeres automotrices.

<< BMW inaugura su nueva planta en SLP >>

Suscríbete a este Blog para seguir al tanto de los temas más relevantes de política económica, y conoce la oferta de bienes inmobiliarios industriales con la que Frontier Industrial impulsa el desarrollo de México. 

Háblanos de tu proyecto