Economía en México

Confían analistas que recuperación de EU 'remolcará' a México

7/09/2020

En los meses posteriores al brote de coronavirus COVID-19, y paralelo a la emergencia sanitaria, la reactivación económica se ha convertido en una de las principales preocupaciones para varios países… y México no es la excepción.

Así, y luego de un 2019 sin crecimiento, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador puso muchas de sus esperanzas en la relación comercial con Estados Unidos, en especial con la puesta en marcha del renovado Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones y Canadá (T-MEC).

Como vimos en el artículo sobre la recuperación del sector automotriz en Norteamérica, el vecino del norte también está luchando por generar inercia productiva y ya se están viendo algunas señales positivas. Por ejemplo, datos de ING mostraron que en junio 2020 la industria estadounidense creció 7.2% respecto al mes previo, el mayor repunte observado desde 1959.

En este artículo desglosamos éstos y otras perspectivas de la relación bilateral, con especial énfasis en el área de manufactura y las oportunidades de inversión en los parques industriales en México que pueden llegar desde el otro lado de la frontera.

Exportaciones: manufactura automotriz al rescate

En el reporte de julio de la balanza comercial de mercancías, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que las exportaciones manufactureras tuvieron un incremento mensual de 10.2%, reflejo del avance de 39% en las exportaciones automotrices.

El sector alcanzó un monto por ventas al exterior de 11 mil 572 millones de dólares (mdd), mismo que lo acerca a niveles previos a la pandemia ­–12 mil 622 mdd en marzo pasado.

En su cuenta de Twitter, el director del Inegi, Julio Santaella, mencionó que esta industria representa uno de los “flujos comerciales más dinámicos” del país pues, tan sólo en los dos últimos meses, ha logrado aumentar su participación en las exportaciones no petroleras (de 27.1 a 28.2%).

Este reflejo, sin duda, también es transfronterizo pues el sector automotor de los EU ­–principal destino de partes y componentes producidos en México– tuvo alzas mensuales de 120% y 105% en mayo y junio, según ING.

Remesas y consumo

En el ámbito del consumo, uno de los indicadores más alentadores son las remesas que nuestros connacionales han enviado a sus familiares en México en 2020, y que ha alcanzado un máximo histórico de 22 mil 821 mdd, con todo y el clima de desempleo y de tensiones migratorias que se vive en los EU.

De acuerdo con Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America, este dato no es menor ya que dicho monto representa casi el 3% del producto interno bruto (PIB), 4.5% del consumo nacional y tiene un efecto multiplicador en la economía interna.

Señales de mejora y confianza

Volviendo la mirada a las condiciones de negocios de este lado de la frontera, el Índice del Sector Manufacturero Mexicano (PMI) de IHS Markit alcanzó en julio 40.4 puntos en serie desestacionalizada, un repunte desde los 38.6 puntos de junio, aunque todavía por debajo de la línea de los 50 puntos que marca el límite entre contracción y expansión económica.

La salud del sector industrial se vio afectada por bajas sostenidas tanto en la producción como en los pedidos, derivadas del prolongado confinamiento del COVID-19.

“Con todo, el ritmo de las caídas se ralentizó y permaneció en el nivel menos pronunciado” desde abril, señaló la consultora estadounidense.

Para el PMI de agosto, IHS Markit destacó que la contracción de la fuerza laboral se desaceleró y la más reciente caída del empleo fue la más lenta en cinco meses.

En tanto, y pese a una ligera subida de los precios de los insumos, la inflación sigue siendo moderada y el tipo de cambio favorece a las inversiones en dólares.

Con todo, existen algunas señales positivas como la confianza empresarial, ya que los encuestados mejoraron sus perspectivas de actividad futura y prevén que lo peor de la crisis será superado en poco tiempo.

“A partir de este punto, podríamos comenzar a observar una inversión de las contracciones del empleo y la actividad registradas desde el comienzo de la pandemia”, señaló Eliot Kerr, analista de IHS Markit.

Por su parte, el académico de negocios internacionales del ITESM, Manuel Valencia, apuntó que un factor que podría acelerar este proceso es el peso de la manufactura automotriz con la entrada en vigor del T-MEC, ya que este sector genera una mayor aportación de empleos bien pagados y una modernización de la planta productiva mexicana.

Así, con una cadena de suministro muy bien “aceitada”, menores costos operativos y una fuerza laboral altamente calificada, las armadoras de vehículos y proveedoras de autopartes encuentran condiciones óptimas para instalar sus plantas en territorio mexicano.

En Frontier Industrial apoyamos a las empresas y sectores que apuestan por el país. Por eso, nuestro portafolio de parques industriales en México tiene presencia en los principales corredores logísticos y de manufactura, con infraestructura y servicios de calidad mundial. Conócelo. 

Ir al portafolio