Tendencias del Real Estate Industrial

¿Acelerará el COVID-19 la marcha de la Industria 4.0?

30/04/2020

Llámenla “sana distancia”, “control de entradas” “distanciamiento físico” o “paros técnicos preventivos”. Como sea, y en cuestión de días, la reducción de personal en plantas y fábricas por el brote del coronavirus COVID-19 alteró la dinámica de los hubs de manufactura alrededor del mundo… quizás para siempre.

Y es que no solamente el saludo de mano, el abrazo fraterno y otras formas de camaradería socialmente aceptadas han desaparecido, sino la sola presencia de operadores humanos en líneas de ensamblaje podría ser cosa del pasado ante la urgencia de automatizar para reducir al mínimo el tiempo improductivo.

Ante este escenario los analistas se preguntan: ¿será que la pandemia acelerará la automatización o acaso el déficit de inversiones e infraestructura expuesto por el COVID-19 condenará a varios sectores al colapso? En este artículo revisamos algunos escenarios.

Sustitución de empleos

Si algo nos enseñan las crisis económicas es que las industrias toman el tiempo de inactividad como una dura lección aprendida y, a consecuencia de ello, el panorama laboral se transforma radicalmente en el periodo de recuperación. O al menos así pasó durante la crisis financiera de 2008 en los Estados Unidos.

Un estudio del Instituto Upjohn de Michigan analizó los datos de alrededor de 100 millones de ofertas de empleo publicadas en internet antes y después de la recesión, e identificó que una combinación de puestos más calificados y tecnología sustituyó trabajos “rutinarios” en grandes áreas metropolitanas.

Este impulso de automatización y especialización se extiende hacia áreas del empleo más allá de la fabricación como la industria de alimentos, los servicios de transporte y el retail, por mencionar algunos.

En el caso del COVID-19, la situación se torna aún más dramática ya que sólo aquellos trabajadores de sectores considerados esenciales pudieron seguir laborando, mientras que los del ramo hotelero o restaurantero fueron a parar a las filas del desempleo.

Y aún en aquellas industrias que se mantienen funcionando y en crecimiento –como la de logística y el comercio electrónico–, el riesgo para la salud de sus empleados es tan grande que se han registrado protestas y movimientos de huelga en busca de mejorar sus condiciones salariales y de seguridad.

Soluciones inteligentes

Sin duda, la salud y el bienestar de los trabajadores debería ser la prioridad de cualquier organización. Sin embargo, directivas e inversionistas mantienen la vista en aquellas soluciones que les permitan hacer más con menos. Y con mayor razón una vez que la crisis sanitaria empiece a ser superada.

Por eso no sorprende que, en un sondeo de la consultora EY a 2,900 ejecutivos de 45 países, el 41% respondió que está acelerado sus planes de automatización.

Asimismo, la mayoría de las compañías encuestadas reconoció que contaba con una estrategia de digitalización en marcha, aun antes del coronavirus.

Detrás de estos hechos, la especialista en automatización e Industria 4.0, Renata Barros, lamenta que haya tenido que estallar una crisis mundial para que la implementación de células robóticas en las plantas ganara credibilidad. Pero al mismo tiempo, reconoce las oportunidades que surgen de esta transformación forzada.

Por un lado, y aunque todavía hay quienes profetizan que los robots no tardan en tomar control total de las actividades productivas, históricamente la automatización no ha logrado eliminar por completo la demanda de trabajo humano.

Así, Barros cree que “no tiene sentido que los trabajadores realicen tareas repetitivas durante largas horas”, de modo que las fábricas inteligentes serán aquellas que utilicen robots en los procesos simples o peligrosos como selección, carga y descarga.

Además, con el apoyo de la programación, los entornos de realidad virtual y las tecnologías móviles, los especialistas en líneas de producción tomarán la iniciativa “enseñando y monitoreando a las máquinas”.

Este enfoque de automatización integral cada vez está más presente en nuestro país. Por ejemplo, en la planta de BMW en San Luis Potosí 95% de sus procesos cuentan con robots y máquinas interconectadas, así como sistemas de mantenimiento predictivo-inteligente-remoto y algoritmos para reducir interrupciones.

En Frontier Industrial conocemos las necesidades de la Industria 4.0. Por eso, nuestro portafolio de parques industriales en México tiene la infraestructura y la flexibilidad que buscan las empresas globales más innovadoras. 

Háblanos de tu proyecto

Foto de portada: Patricio Davalos vía Unsplash.