Economía en México

Inseguridad en México: percepción, realidad y pendientes

21/12/2021

Para nadie es un secreto (ni mucho menos para los inversionistas extranjeros) que la situación de inseguridad que se vive en México se encuentra en estado de alarma, ni tampoco que sus efectos se han extendido al mundo de los negocios.

Por citar un dato, la Cámara de Comercio de los EUA en México (AmCham) señaló que los gastos de seguridad cuestan a las empresas hasta el 5% de sus presupuestos operativos. Además, varias compañías estadounidenses invierten en protección adicional para sus ejecutivos.

Ante este panorama, un análisis del experto Ryan C. Berg (publicado por el think tank The Peterson Institute for International Economics - PIIE) destacó que, para aprovechar las oportunidades del nearshoring en México (relocalización de la producción al país más cercano al mercado de consumo), el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe ampliar la cooperación con su vecino y principal socio comercial y materializar un plan de seguridad que realmente ataque las causas sociales, financieras y sistémicas de la violencia.

Riesgo a las inversiones por inseguridad: datos duros

De acuerdo con Berg –reconocido catedrático e investigador de asuntos de América Latina, incluyendo crimen organizado trasnacional, narcotráfico y redes criminales–, las ventajas de cercanía e infraestructura logística que ofrece México a los EUA se han visto en peligro, principalmente por los robos en carreteras y líneas ferroviarias por parte de cárteles y organizaciones criminales.

Algunos datos que proporcionó el experto para respaldar sus afirmaciones son:

  • En promedio 36 camiones al día son asaltados en México, con pérdidas anuales que suman alrededor de $6 mil millones de dólares (mdd).
  • En 5 años los robos en carretera casi se duplicaron, al pasar de 1,782 en 2016 a 3,241 en 2019.
  • 75% de los robos ocurre en 10 carreteras federales y autopistas, principalmente en los estados de Guanajuato, Puebla, Querétaro, Estado de México y Jalisco.
  • Tráileres que transportan alimentos y bebidas, materiales industriales y de construcción y partes de automóviles son los principales objetivos de las bandas criminales.
  • En 2020 ocurrieron 2,990 robos en vías ferroviarias, con un impacto estimado en $4 mil 400 mdd.
  • Comida, autopartes y materiales de construcción son los artículos que más se extraen de los contenedores de ferrocarril.

Adicionalmente, la publicación destacó el caso de la zona de Tierra Caliente, en el estado de Guerrero, donde centros de distribución afiliados a Coca-Cola y Pepsi tuvieron que cerrar debido a constantes extorsiones y violencia por parte de cárteles locales.

Redoblar esfuerzos

La violencia en el país sigue siendo un gran pendiente del presidente López Obrador, y su política de “abrazos, no balazos” para llegar a acuerdos con los cárteles parece no funcionar. En términos de asesinatos, estos se han duplicado desde que la administración de Felipe Calderón inició la ofensiva contra el narcotráfico (de 14,006 en 2008 a 36,579 en 2020).

Así, el autor considera que se requiere mayor voluntad política para atacar el espectro de actividades criminales que afecta tanto a los habitantes como a las compañías que deciden establecer operaciones en territorio mexicano. Algunas posibles soluciones serían:

  • Exigir al gobierno redoblar sus acciones anticorrupción a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, persiguiendo exhaustivamente el lavado de dinero y la corrupción de alto nivel (incluyendo los casos que ocurren dentro del Ejército mexicano).
  • Coordinar esfuerzos con los Estados Unidos para cortar los flujos de efectivo a los grupos criminales, en un trabajo conjunto para eliminar los agujeros del sistema financiero internacional (como las criptomonedas).
  • Aumentar las iniciativas de reconstrucción del tejido social en las comunidades.

Por su parte, tanto en el tema de seguridad como de infraestructura, los desarrolladores de parques industriales en México se mantienen abiertos a cooperar con los gobiernos local y federal a fin de favorecer condiciones (por ejemplo con la certificación Parque Industrial Seguro de AMPIP), así como a seguir adoptando estándares internacionales de diseño, construcción y operación de inmobiliario industrial, esto para que las empresas del sector manufacturero tengan certeza en su inversión.

En Frontier Industrial respaldamos la formación de cadenas de suministro resilientes en los sectores más importantes de la economía nacional y regional. Por eso, nuestro portafolio ofrece renta de naves industriales, venta de tierra y proyectos Build-to-Suit dentro de nuestros parques, con vigilancia 24/7 y convenios con agencias locales de seguridad pública.

Ir al portafolio

Foto de portada: Presidencia de la República.