Tendencias del Real Estate Industrial

4 claves para la logística de última milla en 2021 y más allá

11/03/2021

Dentro del auge del e-commerce, uno de los desafíos ha sido ajustar la llamada logística de última milla –el último punto antes de llegar al usuario final– a las expectativas de los consumidores quienes, volcados hacia las compras online durante la pandemia de COVID-19, se vuelven cada vez más exigentes en calidad y tiempos de entrega.

Ante esto, una de las principales soluciones de operadores y proveedores logísticos fue adoptar un amplio abanico de tecnologías que incluyen desde las básicas –como etiquetas de radiofrecuencia RFID para rastreo de productos–, pasando por los nuevos softwares de manejo de almacén (WMS) y hasta llegar a automatizaciones avanzadas que combinan inteligencia artificial, internet de las cosas, drones y más.

Sin embargo, el hecho de que estas innovaciones estén en uso no quiere decir que no se puedan lograr aún más eficiencias. Con esto en mente, fabricantes, minoristas, transportistas y plataformas industriales buscan crear una cadena de almacenaje, distribución y venta más integrada, flexible y con objetivos de negocio bien alineados. Sigue leyendo para conocer cuatro estrategias para la próxima fase del e-retail y última milla, según expertos.

Logística de última milla: 4 claves para el futuro

1. Visibilidad total de inventarios

Antes de la pandemia, tener algunos “puntos ciegos” entre el inventario de almacén y las diferentes plataformas de venta era tolerable. Sin embargo, los volúmenes de compras online y fuera de temporada por la emergencia sanitaria cambiaron el panorama.

Así, la conversión de tiendas a centros de entregas directas a clientes (fulfillment centers) puso presión en los sistemas WMS, que tuvieron problemas para abarcar los inventarios en toda la cadena.

Así, para cerrar la brecha entre infraestructura física y red omnicanal digital, en la opinión de Bill Thayer, codirector de Fillogic, proveedor de tecnología logística de los Estados Unidos, las empresas requieren de una visibilidad de inventarios mejorada, con algoritmos que tomen en cuenta los servicios de entregas y dejen espacio para ajustes sobre la marcha.

2. Densidad y eficiencia

En el mundo post-pandemia, volver al volumen anterior de entregas no será suficiente para el tamaño de redes logísticas que se están desarrollando. Por eso, minoristas y servicios de entregas están trabajando en formas para aumentar la frecuencia de pedidos.

Un ejemplo es la alianza entre Tanger Outlets (cadena estadounidense de tiendas de descuento), Uber y Fillogic, incentivando a los compradores para aprovechar ciertas ventanas de entregas durante el día, a fin de aumentar la densidad de paquetes y reducir costos compartidos con repartidores de la app de taxis compartidos.

3. Transparencia de datos para minoristas, marcas y consumidores

Al sentir que su riesgo personal por salir a comprar aumentó con la pandemia, los consumidores también pusieron mayor presión al seguimiento de entregas, algo que evidenció las deficiencias en las capacidades de rastreo de pedidos de algunas empresas repartidoras.

Y si los consumidores quieren seguir sus paquetes en tiempo real, las marcas y los minoristas también. O en palabras de Omer Waysman, director de Comercio Electrónico Global y Desarrollo Empresarial de Danone: “nos dimos cuenta de que, para optimizar los servicios de última milla, necesitábamos obtener los datos de cada entrega” con nuestros socios externos.

Dicha transparencia permitirá tanto a retailers como a empresas de bienes de consumo medir mejor la satisfacción del cliente, entender su comportamiento antes y después de la compra, y con ello, ajustar costos.

4. Escalabilidad para picos de demanda

Si 2020 le enseñó algo a los e-retailers es que debían estar preparados tanto para el “festín como para la hambruna”, es decir, para volúmenes variables de ventas. Y en última milla, esto quiere decir tener capacidades escalables.

Y es que, aunque los proveedores logísticos tradicionales suelen tener activos y empleados fijos, su gestión se complica con picos de demanda variables. Así, la escalabilidad hoy está del lado de los proveedores logísticos (3PL) que eligen las marcas y minoristas.

Para Danone era “importante asegurarnos de que los socios con los que estamos trabajando fueran ágiles, flexibles y puedan adaptarse a cada situación en cada mercado”, concluyó Waysman.

Última milla y parques industriales en México

En un panel dentro de la EXNI+ 2020,Claudia Ávila Connelly, directora ejecutiva de la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP), subrayó que los inquilinos de e-retail están enfocados al 100% en su logística de entregas y devoluciones, por lo cual cada una de sus instalaciones es considerada como “parte de un ecosistema”.

<< Sector logístico y retail: digitalización y demanda de espacio en México >>

Así, la líder de AMPIP considera que los parques industriales que alojan operaciones de comercio electrónico deben estar al tanto de las últimas tendencias de estas empresas, a fin de ofrecerles infraestructura y ventajas competitivas como: 

  • Selección de sitio estratégica, para optimizar la red de entrega a los clientes.
  • Diseño eficiente de naves, con dimensiones y amenidades ad hoc.
  • Seguridad para cedis y fulfillment centers.
  • Ambiente adecuado para los trabajadores de la nave logística, que los mantenga motivados y aporte a su calidad de vida.
  • Mitigar la emisión de gases de efecto invernadero.
  • Y como valor agregado, contar con centros de capacitación vinculados a las universidades, para ayudar a las empresas a captar talento especializado. 

En Frontier Industrial respaldamos a los sectores estratégicos para la economía nacional. Por eso, nuestros parques industriales en México ofrecen naves de inventario en renta y proyectos Build-to-Suit que se adaptan a las necesidades de las empresas más innovadoras de e-commerce y logística. Contáctanos.

Ir al portafolio

Foto de portada: Norma Mortenson vía Pexels.