Economía en México

Nearshoring en México y cadena de suministro: obstáculos y posibles soluciones

7/10/2021

Pese a la interrupción de la cadena de valor global por la pandemia de COVID-19, que puso en entredicho la dependencia de la producción offshore con una potencia como China, México hasta el momento no ha podido atraer montos importantes de nuevas inversiones para generar la sustitución de proveeduría asiática y atender a los Estados Unidos, destacó un análisis de The Peterson Institute for International Economics (PIIE).

El think thank con sede en Washington también señaló que la implementación del nuevo Tratado Comercial de América del Norte (T-MEC, antes TLCAN) no ha logrado dar certidumbre a los capitales para aumentar su participación en sectores clave como la industria automotriz mexicana donde, por el contrario, ha creado más suspicacias.

En este artículo revisamos lo que estos obstáculos representan para la reconfiguración de la cadena de suministro a través del nearshoring en México (traslado de la producción al país más cercano al mercado de consumo, en este caso, EUA), además de las recomendaciones del PIIE para mejorar la competitividad y fomentar la integración de la proveeduría regional.

Estancamiento en flujos de IED

Citando datos de la Secretaría de Economía, el PIIE señaló que los flujos de inversión extranjera directa (IED) en el sector manufacturero se mantuvieron prácticamente iguales en el periodo 2018-2019 (un promedio de 15 mil 800 millones de dólares). En cambio, el sector financiero y de seguros ha cargado con el mayor crecimiento en los últimos años.

IED-2018-2021IED en México por subsector económico 2018-2021 (Fuente: PIIE).

En cuanto a la fabricación de equipo de transporte –y ante el shock que representó 2020–, la recuperación ha mostrado ser lenta en lo que va de 2021, algo que el autor atribuyó a factores como:

  • La agresiva promoción al reshoring (repatriación de la producción) por parte del Congreso y la presidencia estadounidenses, con subsidios e incentivos regulatorios para fomentar la construcción de nuevas plantas en su territorio.
  • El efecto que tuvo la interpretación de las disposiciones de contenido regional del T-MEC por parte de los EUA, que puso presión a las armadoras en México para ajustar su proveeduría de componentes para autos y camiones, y así obtener la preferencia arancelaria.
  • Una serie de disputas en otros frentes (laboral, energético, ambiental y agrícola), derivadas de mecanismos más estrictos para el cumplimiento de los compromisos asumidos en el Tratado.

A consecuencia de esto, el PIIE observó que los flujos de IED de industrias complementarias se han estancado (como en el sector de maquinaria o y equipo) o han tenido fuertes caídas (como en el de cómputo y electrónica, que disminuyó a la mitad en 2020), lo cual es indicativo de que la proveeduría regional de manufactura aún no adopta el nearshoring en México como se esperaba.

¿Cómo mejorar la competitividad?

Además de los desafíos del T-MEC que se resolverán sobre la marcha, el PIIE recomendó a México enfocarse en superar las condiciones de sus socios norteamericanos y de países asiáticos de bajo costo como Vietnam, Malasia y Tailandia, que representan una competencia directa en la captación de compañías que quieren dejar China para diversificar sus cadenas de suministro.

Y es que las ventajas comerciales de nuestro país (por el T-MEC y otros 13 acuerdos comerciales) pronto podrían no ser suficientemente atractivas para mover la proveeduría o la producción a México, ante la nueva ola de tratados en la zona Asia-Pacífico como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés).

Así, tomando en cuenta índices internacionales como los del Instituto Fraser de Canadá, Transparencia Internacional y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, el PIIE identificó los rubros en los que México debe trabajar para mejorar su competitividad:

  • Infraestructura industrial.
  • Marco legal y de negocios.
  • Combate a la corrupción y a la inseguridad.
  • Política interna de fomento económico.

En el tema de infraestructura, es imprescindible que los desarrolladores trabajen en conjunto con los gobiernos local y federal para favorecer estas condiciones, y también que fomenten la creación de cadenas de proveeduría en todo el país y adopten estándares internacionales de diseño, construcción y operación de inmobiliario industrial, todo ello para que las empresas del sector manufacturero tengan certeza en su inversión.

Así, el portafolio de parques industriales en México de Frontier Industrial ofrece ubicación estratégica y flexibilidad de productos (renta de naves Clase A, venta de terrenos y proyectos Build to Suit) que responden a las necesidades de empresas globales que buscan establecerse en Norteamérica. Conócelo.

Ir al portafolio

Foto de portada: Secretaría de Economía.