Economía en México

Tendencias económicas ante COVID-19: recuperación y reinvención

12/08/2021

Tras un año y medio de convivir con la COVID-19, e incluso con la respuesta un tanto tímida del gobierno federal en cuanto a estímulos fiscales y medidas anticíclicas, la recuperación económica en México avanza y da señales de lo que podría ser un país menos vulnerable ante fenómenos como pandemias y crisis globales de la cadena de suministro.

Así, un reporte de Oxford Business Group (OBG) apuntó que está en marcha una transformación en sectores estratégicos como automotriz, logística, energía y manufactura digital, impulsada por inversiones públicas y privadas y a partir de la cual podrían crearse las condiciones estructurales para un desarrollo sostenible a largo plazo. Entérate.

Factores macro

En su análisis, OBG hizo un resumen del contexto económico de México a la llegada de la pandemia, la respuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y otros factores que actualmente están impulsando la recuperación económica en México:

  • Estabilidad macroeconómica en los últimos 25 años.
  • Uno de los países más abiertos al comercio internacional, con 13 acuerdos firmados con 50 países de 4 continentes, incluyendo el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC).
  • Medidas fiscales estrictas, sin emitir deuda externa y sin lanzar medidas anticíclicas (como un paquete de estímulos, subsidios y gasto público para combatir la recesión).
  • Política de austeridad continua y recursos asignados a proyectos “insignia” de infraestructura (como la Refinería de Dos Bocas, el aeropuerto Felipe Ángeles, el Tren Maya y el corredor ferroviario del Istmo de Tehuantepec, estas dos últimas obras con miras a impulsar la inversión en el sureste mexicano).
  • Remesas de mexicanos en el extranjero alcanzando máximos históricos.
  • Nulas restricciones al movimiento de personas, lo cual permitió mantener la actividad turística hasta ser el 3er. destino más visitado a nivel internacional en 2020.
  • Ritmo acelerado en campañas de vacunación contra la COVID-19 con, siendo uno de los primeros países en el mundo en comenzar a administrar dosis (a reserva de si se cumple la meta de al menos 1 dosis para toda la población a más tardar en octubre).
  • Política monetaria de fomento a los mercados financieros, liquidez y líneas de créditos flexibles, tanto para compañías como para hogares.

Con todo lo anterior, el Foro Económico Mundial estimó que el producto interno bruto (PIB) de México retomará los niveles pre-pandemia hasta 2023.

Industrias en movimiento

Amén de estas perspectivas, OBG pudo identificar áreas de oportunidad tangibles en varios sectores económicos, ya sea porque en ellos se están implementando avances tecnológicos, o porque la crisis global cambió la forma de hacer negocios ante la adopción de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés).

1. Automotriz

De acuerdo con los líderes de AMIA e INA –principales organismos nacionales de fabricantes de vehículos y autopartes–, el sector crecerá entre 12 y 24% en 2021. Esto dependerá de que se mantenga la demanda de importaciones mexicanas por parte de los EUA, que a la mitad del año llegó al 38%.

Paralelamente, las armadoras ya empiezan a diversificar sus inversiones, por ejemplo, con líneas de producción de vehículos eléctricos. A esto se suman los proyectos de explotación de las reservas de litio (mineral para fabricar baterías de autos) en el estado de Sonora, que podría detonar la proveeduría de estos componentes hacia el vecino del norte (como la planta de Tesla en Nevada).

Asimismo, la escasez global de semiconductores para automóviles podría llevar a las marcas estadounidenses a desarrollar capacidades productivas y tecnológicas más cerca de casa, reduciendo la dependencia de importaciones chinas y de otros mercados asiáticos a través del nearshoring en México.

2. Energía

A pesar de la política proteccionista del gobierno, OBG considera que el sector energético puede crecer en los segmentos de generación, transmisión y distribución, principalmente por los generadores privados y la expansión de las redes eléctricas inteligentes (smart grids).

En este punto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) desplegó una sustanciosa inversión entre 2018 y 2020 para incrementar los nodos de conexión, y se prevé que el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) de la Secretaría de Energía destine más de 110 mil millones de dólares en proyectos de infraestructura al 2033.

Aunado a ello, la necesidad de asegurar el suministro elevó la demanda de generadores auxiliares, oportunidad que aprovechó el fabricante estadounidense Generac al registrar récords de ventas en 2020, sobre todo en el segmento residencial.

Y este 2021 al inaugurar su nueva planta en parque industrial Platah (Hidalgo), la empresa sienta las bases  para su estrategia de expansión en toda Latinoamérica.

3. Logística, Fintechs y manufactura digital

Pese al cierre al tráfico “no esencial” en la frontera binacional, la expansión del Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA) aceleró las revisiones en aduanas y redujo los puntos de contacto humano, haciéndolas más seguras y ágiles.

Por otro lado, el boom del e-commerce (con el crecimiento del 81% de las ventas online en 2020, según AMVO) mantuvo a flote a los operadores logísticos, quienes respondieron al aumento en la demanda con gestión de flotas y visibilidad de inventarios, entre otras eficiencias.

El auge del comercio electrónico también pone de relieve el tema de la inclusión financiera, ya que el Banco Mundial estima que el 63% de la población mexicana no está bancarizada. Esto abre la puerta a un crecimiento de la facturación online gracias a la banca abierta y a las fintechs, aunque a la vez plantea retos de seguridad y privacidad de datos.

Finalmente, las empresas de manufactura en México están implementando cada vez más tendencias de la llamada Industria 4.0, combinando la automatización con modelos virtuales y analítica de datos. En estados como Guanajuato y Nuevo León, esto ha llevado a la creación de clústeres de producción inteligente.

Como conclusión, los analistas de OBG consideran que, de cerrarse estas brechas, el país potenciaría la atracción de inversión extranjera directa y la generación de cadenas de suministro avanzadas, que den paso a una recuperación sostenida a largo plazo.

En Frontier Industrial estamos atentos a las tendencias de los sectores más dinámicos de la economía. Por eso, nuestro portafolio de parques industriales en México cuenta con presencia en los mercados más dinámicos del país como Tijuana, Bajío, Toluca y Mérida.

Conoce Frontier

Háblanos de tu proyecto